El mono espacial

Space Monkey from Leo Burnett on Vimeo.

Un vídeo de la WWF hacernos pensar en lo qué pasará el día de mañana si esto sigue así.

Visto en Microsiervos gracias a Leo.

Anuncios

BluRay: el Retorno

Esto es la guerra

¿BluRay? ¿Qué es eso? ¿Ya no te acuerdas? Eso que hace poco más de un año provocó mucha expectación por sus novedades, ¿no? Sí. Pero últimamente a nadie le importa el BluRay. La gente lo rechaza, prefiere usar DVDs, que van con todo y son más baratos. Pero la tecnología presentada por Sony tendrá que volver.

Y es que los creadores de Lost Planet 2 han decidido presentar una versión reducida del juego para la Xbox 360, y la normal en BluRay para la PS3. ¿Y qué excusas tienen para hacerlo (porque veréis que no son más que eso, excusas)? Pues según ellos, el juego no cabe en un DVD. Claro…

Hagamos cuentas para aclararlo todo, ahora que en clase estoy dando las capacidades:

  • Un DVD+ de los que se usan en la Xbox tiene unos 8,5 MB utilizables.
  • Un juego como el Lost Planet 2 tiene unas 2-3 horas de vídeo (todos los valores serán de “como mucho”). Si una peli de hora y media ocupa un giga y medio, en el juego tendremos como mucho 3 GB en vídeo.
  • Además, tenemos todo el sonido ocupa 0,5 GB. Así tenemos 5 GB todavía para el código del juego.
  • El código del juego, menús incluidos, no ocupa más de 4 GB, con lo que tenemos 1 GB de sobra.

Así que los creadores de Lost Planet 2 no tienen excusa. Sony los ha comprado claramente.

Pero estoy de acuerdo en que empiece a desaparecer el DVD cuando llegue el 3D, pues entonces el juego sí que ocuparía bastante.

Así que aunque el BluRay esté actualmente medio muerto, estoy seguro de que el BluRay triunfará en 6 meses (septiembre), palabra de blogger.

Y si no es así, como es palabra de blogger, dejaré que cada persona que quiera escriba un post (y quizás pesque a alguien interesante…).

Monstruo de Lost Planet cabreado por lo apretujado que está en un DVD

La realidad aumentada del futuro

Así es como ve el estudiante de arquitectura Keiichi Matsuda la realidad aumentada del futuro, que resulta l final un poco agobiante…

El robot gimnasta que necesita práctica

Puede que dentro de un par de años los robots sustituyan muchos puestos de trabajo, y más personas se quedarán sin sus puestos de trabajo. Pero hay unos profesionales que por ahora no parece que vayan a perder su trabajo: los gimnastas.

Al principio este robot empieza muy bien, da unas vueltas perfectas, pero… mejor que lo mires tú.

😉

Tabla para sentir lo que ves en la pantalla

SenseImagina que estás navegando por la web y entre los sitios visitados pasas por una tienda que vende ricos bombones suizos, otra de perfumes y finalmente una tercera de tapices de imitación de la Edad Media. ¿No sería estupendo poder saborear esos bombones antes de comprarlos, oler los perfumes o sentir el tacto de los tapices?.

Esa misma pregunta se hicieron los chicos de CD&I Associates y le dieron respuesta con un dispositivo inalámbrico bautizado como Sense, que por el momento solamente es un diseño claro, a día de hoy no contamos con la tecnologías necesarias para crearlo. Básicamente Sense permitiría oler, degustar y sentir lo que estuviéramos viendo en la pantalla de nuestra computadora.

Como se puede ver en la imagen el invento tendría un hueco para meter la mano donde “tocaríamos” lo que estuviéramos viendo en la pantalla (la superficie rugosa de una roca por ejemplo). Respecto al olor y sabor Sense imprimiría unas pequeñas tiras las cuales imitarían el olor de lo que aparece en la pantalla y también el sabor, serían comestibles.

Aunque aún estamos muy lejos de ver un dispositivo como este hecho realidad, estoy seguro que algún día se lanzará al mercado un cacharro como el Sense. Sus posibles aplicaciones serían varias y por ejemplo la experiencia de navegar por la red ganaría mil puntos. Mientras ese día llega seguiremos soñando que es de las pocas cosas no cuestan dinero además de ser un ejercicio muy sano.

(Yo, personalmente, cogería el cacharro y le imprimiría un montón de veces el mejor bombón del mundo, aunque me comiera todas las tiras del mundo. Mmmm…)