Tipos de pedos

Los pedos tienen una realidad, si no corpórea, sí sonora y olfativa. Buscando por ahí, he encontrado varias clases de pedos. Según su sonido y aroma se pueden establecer diversas categorías pediles:

  • Pedo Aguja. Es ése que usa tu colega cuando te despiertas por la noche y le ves en pompa, mete aire en el culo y lo suelta de vez provocando una metralleta, sin olor pero doloroso para el usante y asqueroso para el oyente. Arma de doble filo
  • Pedo Planko. Totalmente imparable e ineludible es producto de el poder que Planko le guarda a El elegido, el mas famoso ocurrio en Hiroshima.
  • Pedo tormentoso. Aquel cuya expulsión se ve precedida de relámpagos y cuyo atronador sonido infunde pavor a quien lo escucha. Puede o no ir acompañado de olores característicos.
  • Pedo Feliz. Aquel pedo que sale del culo directo a la nariz.
  • Pedo incendiario. Aquel que se expele con una temperatura capaz de prender fuego en todo lo que se pone delante. El sujeto que provoca esos pedos suele tener afortunadamente un agujero escamoteable en sus prendas bajas, para poder expulsar esos gases sin sufrir quemaduras. En el siglo XIX inspiró la invención del lanzallamas, arma muy peligrosa hasta para quien la maneja.
  • Pedo musical. El pedo musical como su propio nombre indica tiene una sonoridad armónica y su melodía puede recogerse en un pentagrama. En 1785, en Austria, se fundó una orquesta de pedos musicales, la FurzOrchestren Wien, con algunos de los músicos pediles más reconocidos, al mando del francés Monsieur Gazlacrymogène. Pero tras su primer concierto se les perdió la pista. Exactamente, el salón del palacio en el que se estrenó la primera sinfonía pedológica, se sabe que sufrió una extraña explosión tras lo cual no quedaron ni las paredes de la sala. Se habla de conjura política pero hay quien cree que quizá tuviera que ver con la explosiva naturaleza de esta música, excesivamente novedosa para su época.
  • Pedo mudo. El que no hace ruido pero sí tiene olor. Es un pedo de generación espontánea, pues todo el mundo dice “yo no fui”. Su olor es tan malo que parece que tienes un cuerpo en descomposición dentro.
  • Bufo. Cuando es expulsado realiza un sonido parecido al de soplar a través de una pajita. No tiene por que ser oloroso, pero en el caso de que lo sea se puede adivinar lo que ha comido el individuo.
  • Pedo in crescendo. Pedo cuya intensidad sonora aumenta durante su expulsión. ppppppPPPPPPPFFF…
  • Pedo in diminuendo. Lo contrario al pedo in crescendo PPPPPPppppppppppffffffff…
  • Pedo cuenco. El que haces un pucherito con la mano, te lo echas ahí dentro, cierras la mano y lo tiras en la cara de algún desprevenido.
  • Pedo ráfaga. Sucesión rápida de pedos pequeños que forman uno más grande. Suele ir acompañado de rubor muy evidente en el rostro de quien lo echa, porque no puede disimularlo.
  • Pedo inodoro. Contrariamente a lo que se suele pensar, no es el que se expulsa en el WC, sino el que no huele. Se cree que este tipo de pedos son una leyenda, aunque todo el mundo asegura echar pedos sólo de ese tipo.
Anuncios